¿El agua caliente mata las bacterias?

Las personas que lavan a mano muchos platos a menudo se preguntan si el agua caliente mata los gérmenes. Otros quieren saber si el agua mata los gérmenes en la lavandería y algunas personas quieren ahorrar un poco de dinero y usar agua fría tanto para lavar platos como para lavar la ropa. ¿Alguien tiene razón? Si y no. El agua a temperatura elevada es capaz de matar algunos gérmenes, pero la verdadera pregunta es, ¿qué tan caliente debe estar el agua y por cuánto tiempo deben estar expuestos a ella para conseguirlo?

Si bien es posible matar algunas bacterias solo con agua caliente, el agua debe estar a una temperatura muy superior a la que la piel puede tolerar. La mayoría de las personas pueden tolerar una temperatura de 43 °C por un corto tiempo. Las temperaturas específicas del agua para matar gérmenes son difíciles de determinar, pero el agua potable proporciona una buena referencia.

Para desinfectar el agua para beber se recomienda hervir el agua durante al menos un minuto, a altitudes de hasta 1,500 metros. En elevaciones más altas, el agua debe hervirse durante tres minutos. Eso equivale a 100 °C al nivel del mar para matar de manera confiable las bacterias y los patógenos para que el agua sea potable. Por el contrario, la mayoría de los platos y la ropa se lavan a temperaturas inferiores a 48 °C, correspondiente a la configuración estándar en los calentadores de agua domésticos, por lo que no es seguro asumir que se matando muchos gérmenes.

El agua caliente ayuda a limpiar

Incluso si el agua no mata muchas bacterias, ayuda a limpiar los platos y la ropa, librándolos de posibles huéspedes para las bacterias. El agua a temperatura elevada y el detergente juntos atacan los aceites y la mugre. Ese aceite y mugre que enjuaga con agua contiene bacterias o podría albergar bacterias. Sin agua a temperatura adecuada el detergente es menos efectivo y los platos y la ropa aceitosos no quedan tan limpios.

Cómo desinfectar platos y ropa

Como no es posible desinfectar los platos o la ropa con agua hirviendo se debe usar un desinfectante. Con la ropa, pueden lavar y desinfectarla al mismo tiempo usando un detergente desinfectante apropiado para el ciclo de lavado. Para desinfectar los platos primero deben lavarlos y luego sumergirlos en una solución desinfectante para matar las bacterias. El método más fácil y confiable para desinfectar los platos es usar blanqueador con cloro.

Este blanqueador se prepara de la siguiente manera:

  • Preparar una solución de dos cucharaditas de lejía doméstica por tres litros de agua en un fregadero o tina de lavado limpios.
  • Lavar bien los platos con agua a temperatura elevada y su detergente para platos favorito, luego enjuagar. Asegúrense de hacer esto en un lavabo separado o una tina de lavado de la solución de cloro.
  • Remojar los platos lavados en la solución de lejía durante al menos dos minutos. Los platos deben estar sumergidos.
  • Levantar cada plato y escurrirlo en el fregadero, luego secarlo al aire sobre una rejilla para platos limpia.

Esta solución no debe usarse con aluminio, hierro, acero liso o utensilios de cocina esmaltados con astillas o metal expuesto porque la lejía acelera su oxidación.

Hay muy buenas razones por las que primero deben lavar los platos y secarlos al aire. Lavar los platos elimina los alimentos y aceites que reducirían la efectividad de la solución de cloro, el secado al aire evita que la contaminación cruzada seque varios platos con la misma toalla.

Razones para usar agua caliente al lavar platos

Cualquiera que lave los platos a mano sabe que mantener las manos en agua caliente es incómodo. Si tiene la tentación de enfriar el agua usando agua fría, pueden sentirse más cómodos, pero sus platos no estarán tan limpios. Hay buenas razones para usar agua a temperatura elevada al lavar los platos. Para evitar la incomodidad pueden usar un par de guantes que protegerán sus manos del agua muy caliente, lo que les dará la seguridad de que los trastes estén bien limpios.

Ofrece un poder de limpieza superior

Lavar los platos con agua a temperatura elevada elimina la comida y la suciedad de los platos sucios, lo que reduce la cantidad de tiempo que tienen que pasar lavando. Como resultado, gastarán menos dinero en productos de limpieza de platos y saldrán de la cocina más rápido.

Mata bacterias y microorganismos

Se necesita agua a temperatura elevada para matar eficazmente las bacterias en los platos.

Corta grasa

Las temperaturas del agua inferiores a aproximadamente 32 °C dejan una película grasienta desagradable en los platos cuando se secan. La capacidad de corte de grasa del agua se ve obstaculizada por las temperaturas frías, dejando los platos menos que limpios.

Reduce el tiempo de secado

El agua a temperatura alta se seca mucho más rápido en los platos que el agua tibia o fría. En cierto sentido, los platos se secan si la temperatura del agua durante el enjuague es alta. Como beneficio adicional, los platos se secan sin manchas ni rayas.

Para reducir la necesidad de utilizar agua a temperatura demasiado elevada les recomendamos evitar que la comida se seque en platos, ollas y sartenes. Raspen y lávenlos de inmediato en el agua más cálida que puedan soportar. Llenen el fregadero o el recipiente con agua súper caliente y un chorro de líquido para lavar platos que corte la grasa y pongan platos en remojo. Cuando el agua se enfríe lo suficiente como para ser tolerable para ustedes, los platos ya estarán casi sin grasa y cualquier alimento atascado estará suave. Otra recomendación es usar dos pares de guantes al mismo tiempo para mayor protección. Si su agua tiene una temperatura no tolerable pueden bajar la temperatura del boiler a un nivel más soportable.

Son muchos los beneficios y aplicaciones del agua caliente y con los equipos que en H2O TEK ponemos a su alcance pueden conseguirla. Si quieren conocer las características de las opciones que ofrecemos o si necesitan asesoría especializada en su elección, llámenos al (800) 942 6835, con gusto los atenderemos.